viernes, 19 de febrero de 2010

Influencia de los filósofos griegos en la Administración

Por: Giselle Ruiz Bonilla

Siempre hemos utilizado la frase “De la teoría se lleva a la práctica”, lo primero que nos enseñan es la teoría y el porqué de las cosas, después nos llevan a la práctica. Que quiero decir con esto, que los filósofos griegos nos han dejado un legado de principios filosóficos en el cual a través de los tiempos hemos utilizado o hemos partido de esas teorías para llegar a la práctica.

No podemos hablar de Grecia sin mencionar sus grandes filósofos, que le dieron un toque idealista a la época antigua. Un filósofo no es más que una persona que ama la sabiduría, que estudia el conocimiento, que investiga, observa y enseña sus conocimientos adquiridos. Desde la antigüedad la administración ha recibido muchas influencias filosóficas y esto es gracias a sus filósofos que nos han dejado un legado que aun prevalece en nuestros tiempos.

Los filósofos eran profundos pensadores, matemáticos, políticos, economistas, científicos, historiadores, etc. Han sido sin duda los formadores de la ideología moderna. Discutieron y analizaron los conceptos del origen y la organización del Estado, la libertad de expresión, la propiedad privada, la ética mercantil, todo esto favoreció al desarrollo industrial y comercial en la antigua Grecia.
Entre los más destacados filósofos se encuentran:

Sócrates (469-399 a. C.): Emplea en la formación aspectos administrativos, como la habilidad personal separando el conocimiento técnico de la experiencia. Un ejemplo de esto es si una persona que venda cartera, es necesario que sepa que es una cartera, que materiales lleva, para que se utiliza, como se hace, que tipos de cartera existen, etc. Es decir a mi entender que en los negocios la experiencia lleva más crédito que el conocimiento técnico que pueda tener una persona en un área o con un objeto. Ósea que no es lo mismo conocer algo que saber de él a fondo.


“Cuando una persona ejecuta actos que los demás llamamos malos, en realidad esa persona no es mala sino ignorante”. Sócrates.

Platón
(429 a. C.- 347 a. C.): Filósofo griego, nacido en Atenas discípulo de Sócrates, escribió La República, las Leyes, Critón, Fedón, Georgias, El Banquete, y otras obras, con motivo de la muerte de Sócrates en el año 399 a. De C., Platón preocupado profundamente por los problemas políticos y sociales inherentes al desarrollo social y cultural del pueblo griego, escribe La República, en donde expone su punto de vista sobre el estilo democrático de gobierno y sobre la administración de los negocios públicos. En su obra pretendió formular un modelo de organización pública gobernada por una aristocracia de filósofos y sabios, a los que les prohibía acumular riqueza, por ser ésta contraria a la naturaleza de la bondad y la virtud.

Al referirse a la clase productora apuntó que ésta no debe enriquecerse, aunque afirma que se requiere un capital para la producción, y señala que debe haber separación entre la clase productora y el Estado. En la actualidad vemos que existen las empresas privadas y entidades públicas que se consideran gubernamentales o regidas por el Estado, así que podemos afirmar que fue Platón quien separo en dos a la clase productora desde la antigüedad.

Platón no quería que la clase productora se enriqueciese porque en Grecia se vivía de una forma que todas las personas eran iguales ante la ley, y la igualdad de persona era algo muy conservado en la sociedad.

Aristóteles (384 a. C. – 322 a. C.): Otro filósofo griego, discípulo de Platón, nacido en Estagira, Macedonia. Dio origen a La República y de Las Leyes. Se dice que Platón fue el “idealista” y Aristóteles fue el “realista”. Fue el creador de la lógica.
Sus ideas organizaron las actividades administrativas, básicamente las mercantiles. Y todavía en nuestros tiempos hay fuertes influencias de la ética aristotélica en diversas corrientes de pensamiento y en diferentes disciplinas. El señalaba que comprar y vender es una manera de hacer dinero “contraria a la naturaleza” y critica fuertemente la ganancia por comercio, al grado de que en su libro Política y Ética, Aristóteles escribió:
“De las dos maneras de hacer dinero, una es la Administración del hogar y la otra el comercio al por menor; la primera es necesaria y honorable pero la última es un tipo de intercambio, justamente censurado, puesto que resulta contrario a la naturaleza y es un modo por el cual algunos hombres se benefician a costa de los otros” Aristóteles.

Se Nota a simple vista los valores éticos que tenia la sociedad, en aquella época los valores jugaban un papel muy importante en el desarrollo de la administración. A mi juicio Aristóteles era algo comunista, porque no le gustaba que hubiese clases sociales más altas que otras, siempre quiso que la comunidad se mantuviese al unisonó, y que fuese autosuficiente porque él no consideraba a la distribución de la producción como elemento necesario. Aunque sus ideologías son aceptadas hoy en día por algunos países como Cuba, China y Vietnam, existen otros países que podrían considerar que esa manera de pensar de Aristóteles fue un atraso para el comercio y la economía de una civilización y que esa manera de administrar un Estado no es la correcta porque no todo el mundo tiene las mismas necesidades y existiría desigualdad en los trabajos realizados porque no todo el mundo trabaja con la misma intensidad y ni con el mismo esfuerzo.

Según el “Estagirita”, los actos administrativos, económicamente hablando pertenecen a dos categorías:

a) La economía natural que se encarga de la administración de los recursos.
b) La crematística que se encarga del incremento y adquisición de los recursos.

La economía natural está éticamente justificada. No así la crematística fue a la que reprobó. Considera que cuando los recursos provienen del pastoreo, caza, pesca y agricultura, son productos de la Naturaleza y no del trabajo humano. Pero cuando la finalidad de la producción de recursos es el comercio, resulta inmoral, porque la auténtica crematística, apunta, proviene del deseo ilimitado de los hombres de poseer bienes y sobre todo dinero.

A parte de la ideología comunista y los valores éticos de Aristóteles estudió la teoría del valor, dando conceptos como: valor de uso; valor de cambio; la moneda, como unidad de cambio; y la teoría del valor intrínseco de la moneda.

Dejó establecido que el Estado debe orientarse teleológicamente o sea que ha de tener presentes su finalidad y objetivos: el bien común. En la actualidad sigue siendo esta la finalidad del Estado a nivel mundial ya que el Estado es el que debe de velar para que la sociedad viva dignamente, proteger a sus ciudadanos y custodiar que no le falte nada.

Creo que no podemos quejarnos del legado que nos han dejado los filósofos griegos a los administradores, porque hoy en día tenemos que agradecerles sus ideologías y valores éticos, sus influencias en la moneda, en los calculos matemáticos, en el desarrollo comercial y económico, y muchas otras más, que solo tenemos que verlas desde otro punto de vista y le encontraremos un significado grandioso.

9 comentarios:

  1. gracias a esta lectura pude agragarcelos a mis conocimientos

    ResponderEliminar
  2. ES TODOO LO QUE ESTOY BUSCANDO MUCHAS GRASIAS DESDE ARGENTINA LA RIOJA, TINTII,-

    ResponderEliminar
  3. Gracias a los que han dejado sus comentario. Es bueno ver que le hemos podido ayudar.

    ResponderEliminar
  4. Enrique López:

    Muy objetivo el contenido y fácil de entender, Gracias

    ResponderEliminar
  5. Belissa Ortiz :
    gracias por este contenido, justo lo que buscaba, entendible y preciso.

    ResponderEliminar
  6. KRISTHINA GIRALDO
    THIS INFORMATION IS VERY GOOD
    THANKS

    ResponderEliminar
  7. Eisaseth Vellimod.... Gracias por la informacion, esta buena, lo mejor de todo es que esta estructura de maera muy entendible XD Sigan asi

    ResponderEliminar
  8. Excelente informacion, gracias me ayudo bastante.

    ResponderEliminar
  9. Thanks! es presiso y entendible :)

    ResponderEliminar